Criterios de análisis

LAS HISTORIAS DE VIDA: PAUTAS PARA EL ANÁLISIS Y LA COMPRENSIÓN

Tomamos las historias de vida como un instrumento que, tanto en su composición como en el análisis, moviliza diversos aspectos relevantes para la comprensión de una determinada realidad.

El análisis de las historias de vida —una vez creadas y recopiladas diversas narraciones sobre un aspecto particular— constituye una fase crucial para la comprensión del tema de estudio.

Conviene que se establezcan ciertas pautas o preguntas que guíen el análisis. De ese modo, se favorece la sistematicidad, la posible comparación para observar coincidencias y particularidades entre las diversas historias narradas, así como la implicación de diversos investigadores en su interpretación. Todo ello dota de rigor al proceso.

En el estudio no se parte de hipótesis preestablecidas; por tanto, no se busca verificar o comprobar hipótesis, sino encontrar una interpretación plausible.

No se trata, tampoco, de establecer generalizaciones, sino de observar algunos rasgos que, por recurrentes o aislados, ofrecen claves para la comprensión.

El análisis de los relatos es cualitativo y narrativo. En él se suceden varias lecturas y diversos niveles de descripción e interpretación que tienen como marco de análisis las aportaciones hechas por Kerbrat-Orecchioni (2005) en el ámbito del análisis del discurso y Pavlenko (2007), en el de las narraciones autobiográficas.

Tratamos de vislumbrar aquello que tiene sentido para el autor —lo singular—, y situarlo en un contexto más amplio —el de la investigación y en el del conjunto de la muestra de datos— para alcanzar una nueva comprensión.

Llevamos a cabo un análisis que cuenta diversas cuestiones:

ESTRUCTURA DEL TEXTO. Observamos y tomamos nota sobre la disposición y estructura del texto guiados por las siguientes preguntas:

¿Qué modo o modos de representación ha elegido la persona que ha creado su historia de vida (textuales, imágenes, iconos, etcétera)?

¿El relato tiene un título?

¿Qué tipo de discurso predomina en el texto? ¿Es eminentemente narrativo, descriptivo? ¿Incluye pasajes argumentativos?

¿Cómo está organizado el texto según el tipo de párrafos? ¿Tiene párrafo de entrada y de clausura?

¿Aparecen elementos como mayúsculas, comillas, negrita, cursivas, etcétera?

¿En qué lengua está escrito? ¿Una solo o varias? ¿Se observan cambios de código?

DIMENSIONES TEMÁTICAS. En las primeras lecturas examinamos la selección de dimensiones temáticas realizada por el autor del relato.

¿Qué dimensiones temáticas aparecen en el texto?  El espacio, el tiempo y las personas con las que se moviliza el repertorio de lenguas suelen constituir dimensiones nucleares en las historias de vida lingüísticas.

¿Qué énfasis otorga la persona que narra a cada una de ellas?

¿Cuáles son los principales núcleos temáticos y qué constelaciones de palabras se crean en torno a estos?

ENUNCIACIÓN.

Analizamos, asimismo, el modo en el que la persona narra sus experiencias, observando elementos como los siguientes:

  • uso de pronombres personales o estructuras impersonales que muestran el posicionamiento del sujeto respecto a lo narrado (uso del yo o el carácter impersonal del relato);
  • uso de los tiempos verbales;
  • uso y tipo de conectores, marcadores temporales —deícticos o anafóricos—, secuenciadores temporales (antes, ahora, etcétera) que indican una evolución y cambio en la vida de los sujetos;
  • uso de modalizadores (debería, podría ser que...) que atenúan el carácter factual del relato.